domingo, octubre 10, 2010

Octubre-Otoño



Varios motivos para escribir en mi blog.

Porque Octubre trae cosas maravillosas como el frío, las bufandas, el día despejado con sol pero con ese viento fresco que se pega en las mejillas. Amo octubre porque siento que con tanta ropa encima tengo el completo derecho de engordar sin que nada importe.

Hoy me siento particularmente contenta porque ayer hice mi examen para entrar a la maestría en historia del arte y me sentí muy segura y creo que me irá súper bien, lo cual está de lujo porque eso quiere decir que empezaré el 2011 estudiando y de vuelta a la Facultad que me ha dado todo lo que soy ahora. Además soy libre por lo que resta del año y me dedicaré de lleno a dibujar y a tejer como una loca. También recibí un comentario de Daniela Flores en donde me dice que no abandone mi blog… Bueno pues ese tipo de cosas a veces son necesarias para no abandonar. Me llenó de ánimo porque a veces siento que es un poco estúpido o trivial lo que pueda decir. La otra vez me paseaba por el blog de una compañera de mi diplomado de ilustración que a simple vista parece una chica feliz y cuando entré a su blog me di cuenta que pone cosas tristes o que no se siente tan bien como parece. Claro las personas que se deprimen no se deprimen de la cara eso no se nota a simple vista, y me acordé que antes mi blog tendía hacia el mocodrama, después fue cambiando y creo que es porque tengo una vida que yo misma he elegido y que amo mi elección, me gusta vivir donde vivo, me gusta el marido que tengo, mis gatitas, mis tejidos, mi clase de cocina, en fin… hay un sin número de cosas que de dos años para acá me han llenado la vida cotidiana de detalles que disfruto a cada momento. Este blog medio cursilón a mi modo de ver siempre trata de dar cuenta de esos detalles, porque como historiadora obsesiva que soy tengo miedo a que las cosas buenas que me pasan en la vida se pierdan en mi propia memoria.

Gracias Daniela por ese comentario, de no ser así esta entrada no existiría.

El jueves pasado comí con mi amiga Elsa en el Covadonga. Después nos fuimos a caminar a la Zona Rosa y de ahí regresamos a la Casa del Libro, gran caminata y gran compañía, quizá lo mejor que hicimos fue intercambiar i-pods. Me encantó porque desde ese jueves estoy escuchando el soundtrack de vida que tiene Elsa, y me temo que ella se aburra con el mío porque con todo y que el mío tiene más capacidad en gigas él de ella trae más música y no sólo eso: 100% nostalgia. No sé pero cuando le regrese su i-pod se lo daré con un disco para que me queme varios discos que están increíbles que debería yo de tener y no tengo, grupos que hacía tiempo no escuchaba: The Cure, Gorillaz, Emily Loizeau… tiene hasta Vivaldi, de verdad que es un señor I-pod. Cuando iba de regreso a mi casa le puse en aleatorio y en cada canción que se iba poniendo sonreía de emoción. Su música ha hecho especialmente mis días felices en viajes y trabajo. Gracias Elsa y espero que no te hayas llevado un fin de semana aburrido con el mío.

Hoy comencé el día tejiendo un zorro con dos cabezas que sirve de almohada para niños o para adultos depende cómo se sientan. Les dejo unas fotos, además también les pongo a Percival que no me deja trabajar porque todas las cosas que tengo en mi escritorio llaman su atención y quiere jugar todo el tiempo… esto es el día a día con ella.

Y en el blog de mi amiga Elsa Brondo acaban de presentar a Maki, una gatita que salió del gancho 3.75 y de las ganas de hacer este tipo de criaturas del señor.

6 comentarios:

Daniela Flores dijo...

Se me fué el internet unos días y cuando vuelvo al mundo virtual, gran sorpresa, descubro un nuevo post tuyo. Sonrio al saber que mi comentario provocó algo. Y agradezco nuevamente por lo que has provocado. Es solo que al leerte he sentido como si hubiera tenido una larga charla con una buena amiga de hace tiempo. O quizá son mis ganas frustradas de tener un blog parecido al tuyo... Siempre existe la posibilidad de que sean ambas cosas. Qué bueno que escribes aqui de nuevo. Nos leemos pronto!

Alberto Constante dijo...

Estoy convencido de que sí, de que tu blog nos llena a muchos de felicidad. Hace poco hablaba con un amigo sobre tu escritura, le decía que hay algo de enorme honestidad en ella y que eso es lo que más nos gusta, lo que nos llega, nos toca. No hay pose ni afectación, no tratas de ser inteligente ni de sorprender a nadie con los que dices y ves, y tocas. Hoy mismo veo las cosas que has hecho y me llenan de felicidad porque siempre está eso que llamamos vida cotidiana desde la que tú extraes sueños, ilusiones y, sobre todo, pedazos de felicidad. Sí, me gusta mucho tu escritura. El cuento de Checo justamente tiene eso, una delicada llaneza que lo hace maravilloso, la narrativa tienes metáforas sorprendentes porque vienen de ese no-lugar que tiene la escritura, tu escritura. Si te fijas todos los demás, o muchos, tenemos esa afectación de querer ser sorprendentes, de querer pasar por inteligentes y en realidad somos profundamente aburridos. El lector lo sabe, nos reconocemos los mamones, por eso no nos podemos leer.

Lobosita Step ariaa dijo...

Hola, nena! ¡Cuanto tiempo que estuve ausente de la blogosfera! De lo que me estaba perdiendo, de este tu blog tan vivo, Alberto tiene razón.

Eres inspiradora, siempre lo has sido para mi. Quizá un poco como dice Daniela, pero no es exactamente la forma de llenar este blog lo que provoca envidia, sino esa cotidianidad, esa honestidad con la que vives tus días, la sencilles para compartirla.

Inspiradora.

Espero pronto poder escribir mi blog.

Besos.

CECILIA REBORA dijo...

Por el twitter llegue a tu blog!! felicidades eres insipradora y me encantan esos personajes que tejes!! hasta ganas me dieron de meterme a clases de tejido!!

Erato dijo...

Debe ser octubre, Marie, pero estamos medio en crisis con los blogs muchos de los que plasmamos cosas por aquí.Me ha cambiado la expresión a medida que leía tu post.Y he sonreido imaginándote con tu ipod y la música a tantos kilómetros de aquí.Es algo que llena mis días también y se ha convertido en algo especial.Tu blog tiene la magia que solo tú le pones y yo le tengo un cariño muy especial.Es mítico y no me gustaría que despareciera.Sigue contándonos.Si supieras la de cosas que mueves con lo que cuentas...Un abrazo enorme y gracias por seguir ahí.

Marie dijo...

Mil gracias por sus comentarios, a los viejos lectores de este blog: muchas gracias por seguir leyendo y a los nuevos lectores espero que siga paseando por estas letras. Soy muy feliz cuando recibo comentarios porque le da un sentido a seguir escribiendo.
Gracias!