miércoles, diciembre 30, 2009


En octubre se inauguró en el Museo Nacional de Arte (MUNAL) la exposición "Los desmembrados según Orozco por Roberto Cortázar". Excelente interpretación de la exposición que hizo José Clemente Orozco en 1947 con el nombre "Los teules". Entre los cuadros más importantes están "El desmembrado", "Cabeza flechada" e "Indias". Cortázar vuelve a colocar al hombre moderno en la mira, ¿qué es lo desmembrado, lo abyecto, lo que ha quedado sin rostro? Tenemos que volver a preguntarnos si acaso lo que vemos en el cuadro de Cortázar es un desmembrado y no más bien una máscara de ese ser despojado y arrojado. El cuadro "El desmembrado" fue el tema de mi tesis y el tema me gusta por la crítica directa al hombre como depredador del mundo y la cultura. Este año, mientras hacía la investigación, fui al MUNAL a revisar el archivo sobre todo para ver la ficha en la que fue adquirido este cuadro, que originalmente perteneció a la colección del Carrillo Gil. Ahí conocí a la curadora del MUNAL Dafne Cruz. Unos meses después me llamó para decirme que se montaría la exposición de Roberto Cortázar y me invitaron a participar en el catálogo de la exposición. La expo estará hasta el 14 de enero. Si pueden comprar el catálogo no se arrepentirán, hay un excelente ensayo de Sara Gabriela Baz Sánchez que bien vale la pena leerlo con calma, además que están prácticamente todas las imágenes de la exposición incluidas las fotos de Jorge A. Cázares Clément.
Me emocionó mucho ser parte del equipo y quedé muy satisfecha porque la investigación, así como el enorme entusiasmo que me produjo analizar "El desmembrado" durante mi tesis, pudo ver la luz en este catálogo. Agradezco enormemente a Dafne por la invitación.
¡Vayan!
Los domingos la entrada es libre.

martes, diciembre 29, 2009

2009

El 2009 se termina con todo tipo de imágenes.

Ayer fui a León. Me gustaría poder dibujar la historia de mamá Jacinta y sus hijas. Estuve escuchando una historia que comienza en 1864 y todas sus protagonistas son mujeres… mujeres que se enfrentaron a la vida con sus estructuras y sus formas de actuar de ese momento. De regreso no dejé de pensar en esa historia. Y es curioso cómo el recuerdo de mi mamá Yuyis se me atraviesa. Y sé que está en mi recuerdo porque la extraño pero sobre todo porque la quiero y la tengo muy presente en mi vida. Me casé el 11 de diciembre porque ese día era cumpleaños de mi mamá Yuyis, hubiera cumplido 76. Me pinté las uñas de negro con chispas porque era su color favorito para las uñas. Y me puse su vestido de novia… el mismo que usó en 1955 cuando se casó con Alfonso Zúñiga, el jazzista. Fue importante ese día y creo que nunca me había sentido tan contenta.

Pienso en el 2009 como un gran año. Quisiera que el 2010 esté lleno de proyectos y de nuevas aventuras. Comenzar el año casada es ya un gran acontecimiento. “Algo de mágico y extraño tiene ese anillo en el dedo”, es una frase que dice la hija de Tony Soprano. Y tiene razón: hay una parte del otro que se une a través de la palabra de un juez, y pienso que ahí radica todo lo demás: la pronunciación en voz alta de esa unión frente a la familia y los amigos y las personas que uno quiere es lo que se consume en ese anillo alrededor del dedo. Y claro que viene el compromiso y el amor, pero eso ya se tenía desde que vivimos juntos. La juez dijo: “hoy se juntan dos acciones. El destino azaroso que hizo que alguna vez se conocieran y la voluntad de ambos de querer estar juntos y compartir una vida en común”. Cuando la juez dijo “el destino azaroso” pensé en ese día que me quedé de ver con Frederik en el aula magna a las cinco de la tarde. Entramos y nos sentamos y el aula se llenó, era un congreso de Nietzsche, y en la mesa estaba Alberto. Y fue la primera vez que lo vi y lo escuché en mi vida, ese momento es el destino, el azar. Y esa parte del destino es la que me amarra a la vida, pienso en el 2010 como un año lleno de proyectos y de historias por escribir.

2009. Mejor descubrimiento musical, sin duda, Elliott Smith. Mejor libro leído. Es la primera vez que sucede esto pero no es un libro de ficción. El mejor libro que leí en el año es “La conquista de México” de Hugh Thomas. La película que más me gustó fue “Coraline”. Mejor viaje: Buenos Aires. Y bueno, cumplí con un propósito de año nuevo: la tesis, la licenciatura.

2010, allá voy maestría.

sábado, diciembre 26, 2009

Sí. Estuve muy contenta. Hice lo que quise, aventé mi ramo, arrebaté el ramo, lo volví aventar...
Pasé navidad. Feliz Navidad Erato. Pasé todas mis festividades en una felicidad completamente obscena, escuchando Metallica, escuchando Grace, en casa de mis abuelos, escribiendo una historia que tiene que ver con lugares habitables. Me arrebatan el vodka... no estoy, pero lo suficiente para escribir. Le decía a Alberto que: gracias a la escritura me doy cuenta que he sido muy feliz, incluso cuando era 1999 y fui al concierto de Metallica, con mi tío Erick y Zaida, y Zaida tenía puesta una playera azul de Diesel y todo era felicidad, tal como fue en mi boda: eterna felicidad de la buena, tomándome fotos a granel...

jueves, diciembre 10, 2009

Es así:
Mañana me caso.
Ya lista.
Uñas. Listo, tipo mamá Yuyis.
Cejas. Listas, mi propio estilo.
Cabello. Al ready!!!
Vestido. Planchado al vapor.
Zapatos. Listos.
Medias. Listas.
Tiara. Hecha por amiga de Isolda.
Sombreros. Listísimos.
Regalos en el Palacio. Gracias a los que nos dieron y también a los que no... ojetes.
Y por otro lado:
El vino ya está en el lugar. 70 invitados 84 botellas, o sea que estamos considerando que cada uno se tome una botella y algunos dos o más, claro.
Muñequitos para el pastel. Perfectos. Comprados en Guadalajara, Javier Sáez me ayudó a escogerlos, adorable.
Noches Buenas Blancas para la Noche de novios, adorno del lugar, listo, improvisado hoy por los novios.
Música: Grace, Esteban King, Esteban Constante y Leticia Flores, listos.
Fotografía: Paco Díaz.
Centros de mesa. Calle de Uruguay, velas sobre vasitos y granos de café. Bellos.
Mañana a estas mismas horas estaré comprometida hasta que la muerte o la ley me separe.



Contenta de poder escribir esto.

domingo, diciembre 06, 2009

fiL


Ayer se me olvidó escribir que conocí un proyecto súper interesante que llevan a cabo los del ILUSTRADERO, que se llama El morbito, ojalá lo puedan seguir: el único periódico para niños y para los que nos encanta este tipo de literatura.
Y por acá la nota que sacaron de la rueda de prensa sobre el premio de Nostra Ediciones. En el que según dije que soy una historiadora en crecimiento, no sé si fueron esas mis palabras, pero sin duda lo soy... y que se publique por qué no.
También está el sitio de Miss Tutsi Pop que tiene muy buen gusto para el diseño. En mis compras de pánico compré una auténtica bolsita pop con lunares blancos y de un amarillo brillante hermoso, bello como todos estos días.

sábado, diciembre 05, 2009

FIL


De pensar que me dirían: “Láááááástima Margarito”, pasé a obtener la Mención Honorífica (ya son dos que me gano en el año, una en el examen de licenciatura y otra con el Premio de Nostra Ediciones) y la publicación del cuento “Checo”.

Es así: Escribí un cuento. Lo metí a un concurso. Y taaaarán…

Se estará imprimiendo en China por el mes de abril y vendrá en un contenedor vía barco para ser presentado en la próxima FIL, en la que soy invitada para la presentación. Me emociona mucho, pero me ganan las ansias de ya ver el cuento publicado. Ya sé que será el cuento de “Checo”, pero supongo que es un poco como cuando se tiene un hijo, se sabe que se parece a uno pero siempre hay esa duda de cómo quedará al final de todo el proceso. La verdad es que la editora de Nostra tiene unos libros muy bellos, así que confío plenamente en que será un cuento muy pero muy lindo. Cuando tenga adelantos los pondré por aquí.

Pasando a otras cosas conocí a un grupo genial de ilustradores y artistas plásticos que hacen muchas cosas, desde niños-frijoles hasta bolsas y mosaicos, les paso la página: “El ilustradero”.

Oh fui tan feliz en la FIL. De verdad que lo fui.

Varios descubrimientos de mundos desconocidos, como el ilustradero, y sobre todo, Javier Sáez Castán, que se portó como un ángel conmigo. Javier es amor. La verdad es que le agradecí mucho la hospitalidad que me dio y el presentarme a muchas personas, entre ellas los ilustradores. Conocí también a una editora guatemalteca que me pasó una novela magnífica: “No te apresures en llegar a la Torre de Londres porque la Torre de Londres no es el Big Ben” de Eugenia Gallardo. Gran novela. Les paso una parte subrayada:

“Como nos pasó cuando nuestra madre, que ni siquiera era madrastra ni nada, le aconsejó a nuestro padre, que ni siquiera era padrastro ni nada, que nos llevara al bosque y que no nos regresara del bosque. En esos tiempos todavía habían bosques cerca de las casas pero afortunadamente los han ido destruyendo para que los padres no tengan dónde perder a los niños y para construir centros comerciales bonitos e iluminados, que no son como los bosques traicioneros…”

Compré varias novelas de guatemaltecos, y compré una de un israelí que cuando empiece a leerla pondré algunas cosas por acá, pero el comienzo es genial.

La FIL se divide en internacional y nacional y yo andaba siempre de un lado para otro, me divertí mucho, conocí hartas personas, me reencontré con compañeros de la sogem, con maestros, con gente famosa que nunca creí conocer, y todo era bello y frío en la FIL.

Era frío porque tenían el aire acondicionado a todo lo que da.

Ahí estuve cinco días, los días privilegiados llamados “profesionales”.

Amé la FIL.

Amé estar ahí y sobre todo estar premiada junto con Javier Sáez.

Amé conocer al editor de Ekaré, que se llama Pablo y que nos llevó a comer a una marisquería llamada "El carnal".

No me hubiera imaginado más contenta a mi regreso, ahora que dejé reposar tantito el recuerdo me doy cuenta que fue increíble estar por allá y conocer y platicar con tantas personas. La imagen que pongo al principio del post es de una chica que conocí allá: Abril Castillo, pueden visitar su blog acá.

En realidad me come la alegría al escribir este post y casi todo lo que me pasa por la cabeza es un poco cursi, supongo que también se debe a que dentro de una semana me caso, y ayer recogí mi vestido… me emociona verme vestida de novia (!!!). Muchas emociones juntas: el premio, la boda, la navidad... ni siquiera me he dado el tiempo de comprar el arbolito o hacer mi santa diccionario… pero necesito que pase la boda y la luna de miel para después pensar en navidad. Tal vez no sea tan necesario poner arbolito. Ayer me dieron un regalo de bodas y es nada más y nada menos que una Absinth color verde 70% alcohol. Una vez me platicó un amigo que en Londres cuando pides una copa de Absinth te ponen un sello en la mano porque sólo tienes derecho a uno. Además que estuvo prohibido durante treinta años por muchos países europeos. Ahora se vende en Palacio de Hierro, je... Así que mmmm… me muero de ganas de abrir la botella.

Pues así estos días dicembrinos... oh emoción, emoción, emoción

(!!!)

(Suspiro largo)

2010 ¡allá voy!

miércoles, octubre 28, 2009


Y mientras estoy en la lela... me entero gratamente de estos resultados.
Al principio pensé: "tal vez si lo pongo en mi blog no me gané nada" pero ay el pensamiento mágico... además no es ganar la lotería, estar en este camino final significa tener un reconocimiento internacional, aunque no gane el primer lugar. Para mí estar con estos dos señores reconocidos de las letras es un honor, además Javier Sáez Castán (!!!) Rules (!!!) Me emociona que me conozca así: como la escritora con la que comparte la mesa de los finalistas. Estoy harto emocionada y no podía dejar de ponerlo en mi blog. Creo que mi blog siempre será parte de mis letras y que en un evento como éste necesariamente tendría que estar anunciado aquí. También quiero decir que este cuento es resultado de la carrera que estudié y de la que apenas hace mes y medio me titulé: Historia. En segundo semestre de la carrera tomé un seminario de historia oral y entrevisté a mi abuelo Checo. El material de esas entrevistas quedó guardado hasta que en Enero después de que escribí Pola Paris y después de leer los cuatro libros sobre Joel que escribió Henning Mankell me dieron unas ganas locas de escribir un cuento que tuviera un protagonista niño. Checo: esta es la historia de un niño que se hartó de sus padres y se fue.

domingo, octubre 11, 2009




quiero terminar de leer ese montón de copias del propedéutico
quiero leer de nuevo el libro "Kashtanka" de Chejóv
quiero aprender a dibujar
quiero hacer un video en stop motion
quiero tantas cosas
ay el domingo...
les pongo este video que me pasó Esteban

domingo, octubre 04, 2009

Ayer fui a ver a Depeche Mode.
Y me acordé mucho de la primera vez que vi cantar a Gahan hace cuatro años y fue en ese momento maravilloso. Y hace cuatro años no sospechaba nada sobre lo que sería mi vida.
Me estremecí cuando escuché "Never let me down again", a veces los recuerdos adquieren significado en los momentos menos esperados y Depeche Mode tiene mucho de esa persona que soy y no soy al mismo tiempo. Me encuentro tan lejos de esa última vez que vinieron a México que parece increíble. Podría decir que he pasado por múltiples pasajes. El 18 de septiembre entré siendo estudiante y salí siendo licenciada, en menos de una hora se amarró eso que comenzó en agosto del 2005, un último nudo al final del botón. Nunca antes había sentido tanto alivio como ese día. Ayer se agolparon tristezas y felicidades, emociones que hacía tiempo no estaban a flor de piel: entré a escuchar a Depeche Mode y salí sintiendo que el mundo ya no es 2006, que ya no soy la misma pero ya no soy la misma porque ya no están en mi vida personas que quise mucho, cuando uno pierde pierde parte de sí con las personas que se van y tenemos que inventar ese vacío que queda, hay que crear un nuevo sentido para "Never let me down again" para "Somebody" para "Home", lo que escuchamos ya no son los viejos recuerdos, ahora son otra cosa, recuerdos que traen la pérdida pero al mismo tiempo lo nuevo, lo que acompaña y hace mi vida con diferentes rituales que se mezclan siempre con las palabras.

lunes, septiembre 14, 2009

Lunes:
Erik Satie silbado por Alberto.
Un volado que gané y no me tengo que levantar a hacer el café.
El tiempo pasando bruscamente.
El maullido de la Bu.
La letra "f" en un cuaderno ondeando como bandera. La letra "b" completamente garigoleada.
El recuerdo de un cenicero al que le falta una patita.
Y en mi mente: la tesis.
...pero en mi corazón Alberto silbando Satie y el olor del café entrando en el estudio.
Me gusta mi escritorio, me gusta tener una calcomanía en mi computadora que dice "Love", me gusta estar aquí.


jueves, septiembre 03, 2009

Ayer, leyendo de nuevo, como por enésima vez, y es que no me podría hartar nunca: Pedro Casariego:

"Curandero en un abismo
de piel lisa que se encrespa
he matado 5 flamencos
sus plumas ahogaban a Schneider
Dios la ama
venero su dolor
prometo encuadernar sus lágrimas
lágrimas de 12 dólares y medio
lloro de alegría
chapoteo en su miedo
jabón violeta
jabón de Windsor."



En "Maquillaje" (1979)


martes, septiembre 01, 2009



Días de trámites. Me pregunto qué otra cosa estoy tramitando además de que cada día se acerca más el examen de licenciatura. La estoy pasando bien ahora que Grace regresó de Berlín. Visitando museos y comprando postales y libros y el cielo por un beso. El soundtrack de mi vida se reduce a: "at last" interpretado por Grace... ay sí, suspiro largo, haciendo recuerdos para siempre. El miércoles pasado mientras manejaba sobre Reforma camino a la Condesa, puse mi i-pod en la canción más escuchada del mes, "at last" y Grace la cantó en el carro y fue impresionante sentir cómo sale su voz desde las entrañas, inolvidable.
Es necesario que entren aquí y escuchen "at last", también "song clap" me encanta, bueno en realidad todas me encantan y me emociona que me gusten tanto...
"Falling in love" es tan Fellini, tan Casanova... pero al mismo tiempo un homenaje espléndido a Klaus Nomi. Cuando escucho esta canción siento como si estuviera en un carrusel que nunca termina porque es en parte una canción en círculo que podría no terminar nunca y seguir y seguir y seguir y seguir...
Ojalá disfruten esta música, me ha acompañado las últimas dos semanas y no me canso de escucharlas.
Si desean tenerlas en su i-pod, sólo es necesario que me manden un correo para que yo les mande el link para bajarlas.
Elsa: Me encanta que estés en la Facultad,
espero ¡ya! el té del sueño.

lunes, agosto 17, 2009

Oh... Lo había olvidado por completo, pero ya está en Youtube el video en donde sale mi querida amiga Grace. Le pueden bajar el volumen para no escuchar la horrible canción.
El Pez hizo este video inspirado en el Atlas descrito por el cielo.

miércoles, agosto 05, 2009


Estando en Buenos Aires conocimos al famosísimo Horacio Potel, famoso por sus páginas de Nietzsche, Derrida, Heidegger y compañía en castellano y que vendrá al Congreso Internacional de (Con)fines del Arte en septiembre. Su mujer, Andrea (adorable mujer) me regaló un libro de un autor argentino que no conocía (no sé si sus libros se consigan aquí en México pero podría ser que sí) que se llama César Aira. Qué extraordinario. Tiene una soltura impresionante y me gusta mucho su narrativa.

Hace unas semanas recibí un par de comentarios “ofensivos” que borré porque no eran lo suficientemente inteligentes como para tenerlos, en realidad lo único que me decía era “puta barata”, así a secas, me hubiera gustado más algo al estilo de Girondo. En fin, la necedad de esta persona y su clara obsesión conmigo (o más bien con mis letras) le dictaban en su mentecilla “métete al blog y revisa cada tres segundos si hay un nuevo comentario” y como supongo que no tiene nada que hacer pues aquí anda, digamos que se da sus rondas. El obsesivo se muere de horror de leerme y se revuelca de odio contra el mundo porque soy esposa de Alberto, pero no sólo es clavado y obsesivo sino que además es masoquista. No puedo imaginar la vida de una persona que pierde su tiempo leyendo cosas que no le gustan, eso sí que es una maldición, es como si en mis ratos libres estuviera condenada a leer las obras completas de Corín Tellado. Me parece triste pero allá cada quien con su goce. Todo esto lo escribo porque leyendo a César Aira me acordé del obsesivo masoquista y dije esto sí que me gusta.

El comentario de puta me hubiera encantado de esta forma:

“Perra, arrastrada, zorra, serpiente… Yarará, culebra… No encontraba las palabras, o encontraba demasiadas, le venían a la mente demasiado pronto, antes de que pudiera buscarlas, se acumulaban y transformaban sin dejarle espacio para pensarlas.

Inmunda, teñida, negra, soberbia, cizaña, ponzoña… No tenían sentido. No significaban nada. Estaban vacías. No le venían naturalmente las palabras obscenas que habrían sido más apropiadas, aunque en el fondo de su corazón sabía que la estaba llamando “puta”, mil veces, todo el tiempo, con gritos mudos que le hacían doler la lengua. Había una economía de las palabras, pero se confundía con la economía de la realidad; no podían funcionar en el vacío. El pobre Lorenzo sentía como si hubiera nacido para gritarle insultos a una mujer, y sus palabras no eran nada, nunca serían nada, no podían ser nada, sin la escena que les diera sentido. Gritárselas en la cara, a ella…”

Así comienza el libro “La abeja” de César Aira, y agradezco enormemente a Andrea por recomendarme este autor.

Y así terminan las vacaciones. La siguiente semana de vuelta al mundo cotidiano de la ciudad de México.

(Mother Monkey espero que me pases unos stikers para disfrutar más esta ciudad.)


martes, julio 28, 2009

De vuelta a casa.

Llegamos con mucho equipaje de hecho en la aduana nos preguntaron si haríamos una especie de presentación de libros o qué, no pensaron que lo más lógico es traerlos para leerlos. Llegando contamos los libros y fueron más de noventa los que trajimos, en ese mismo momento nos pusimos a ordenarlos en los libreros y la biblioteca los absorbió como una esponja,  y si uno voltea a ver los libreros pareciera que no trajimos nada. En realidad nuestra biblioteca se está convirtiendo en una especie de espectro Chihiresco que devora todo a su paso. 

Entre otras cosas ya leí las piezas de teatro de Cortázar: “Adiós Robinson y otras piezas breves”. Lo leí todo en el avión. Y me encantó. Es un libro que se publica después de “Los Reyes” entre 1948 y 1950 y es un Cortázar que apenas está creando su propio estilo y se siente a veces un humor forzado, pero no deja de ser extraordinario y me llama mucho la atención que introduce una grabación como lo hará después en “Rayuela”, este detalle es muy Cortázar:

(Remo hace un gesto de rebeldía, pero pone el disco en el plato. Surge la voz de Nélida. Mientras se oiga, la imagen de Nélida paseará las manos por lo vidrios y dará la impresión de que está recitando pero fuera de tiempo, como en las primeras películas sonoras).

Voz de Nélinda: --Fonopostal grabado por Nélinda. Capilla del Monte, 2 de marzo de 1947. Mi querido Remo: Espero que al recibo de la presente te encontrarás bien de salud en compañía de todos tus familiares. Todos tus familiares a saber la tortuga Berta, la estrellita de mar seca con una pata de menos, y las obras completas de Manuel Machado encuadernadas en medio tafilete verde. De mí puedo decirte que estoy pasando un veraneo sumamente en compañía de mis querido papá y mamá, esos dos monstruos que me secuestran con paredes de ternura y me torturan con látigos en cuyas puntas hay un beso. La provincia de Córdoba, feraz y dilatada, me ofrece sus productos típicos que le han valido justa fama. Anoche te escribí un versito que se llama “el espectro” y que dice:

Te vuelves a la noche con el gesto

del gato que se aguanta en su secreto ovillo.

(…)

Aquí termina el versito. Con deseos de que sigas bien, te abraza cariñosamente tu siempre amante Nélinda.

(Remo saca el disco con violencia, pero cuida de guardarlo cuidadosamente entre los otros).


domingo, julio 19, 2009


Caminamos toda la av. Jorge Luis Borges hasta llegar a Plaza Italia y nunca dimos con el Fondo de Cultura que está sobre la calle Salvador. Pero sobre Borges me corté el cabello y después nos fuimos a Clásica y Moderna en donde comí una ensalada Julio Cortázar, je, aquí todo llama a la literatura y eso me gusta. Alberto se reía mucho de que Ortega y Gasset fuera el nombre de un postre con dos flanes, dice que a eso mismo se reduce su obra a un flan movedizo y aguado. He estado leyendo el libro de "Montevideo" y me encanta, pero no puedo dejar de pensar en el libro de "la abeja" de César Aira, será el siguiente que lea. En Clásica y Moderna encontré los dos tomos de Obra crítica de Cortázar que no había en ningún lado. Además como ya es la segunda vez que vamos a comer ahí y el mesero y la señora de la librería nos tratan muy bien nos regalaron una botella de vino. Los días lluviosos y las calles solitarias, todo me encanta, es parte del clima lo que me tiene tan bien. Sobre avenida Leandro tomé la foto que pongo arriba.

miércoles, julio 15, 2009

Ayer fuimos a Montevideo. Ciudad triste. Es plena decadencia y las personas miran al suelo cuando caminan y el peso en esta ciudad no vale nada. Y aún así: hay mejores librerías que en el D.F. y seguramente que en el resto de todo México. En esta librería que se llama "Puro verso" encontré un libro de Cortázar que no se consigue nunca: "Adiós Robinson y otras piezas breves". Ay los libros que se consiguen por estas tierras. (Por cierto Esponjita Hegeliana, no está ese libro y yo creo que ya no estará.) A veces cuando veo "Los autonautas de la cosmopista", "El diario de Andrés Fava", "Divertimento", "Los Reyes", libros que no se consiguen en México y que aquí están en casi todas las librerías, tengo esa fantasía de comprarlos y venderlos después al doble, jo jo jo, cosa que no haré porque no sé a quién demonios le interesa tanto como a mí tener estos libros, tal vez a Agustín, pero a él no se los podría vender porque es amigo. Pues así es, casi tengo toda la obra de Julio, casi porque todavía no tengo la Obra crítica tomo II, pero la buscaré en estos días... oh sí.
Y otra cosa. La Gandhi de aquí no tiene nada que ver con la de México. Los dos socios están muertos. Eso quiere decir que en 1984 las dos librerías (México y Argentina) eran lo mismo. Pero hoy en día tienen diferentes dueños e intereses, es por eso que en una se puede conseguir "Salvo el crepúsculo" y en la otra se puede conseguir "Rayuela" en punto de lectura, no manejan el mismo catálogo y la arquitectura de una no se compara con la de la otra. No es que quiera decir que la de México es más fea que la que está en la calle de Corrientes en Buenos Aires, pero la verdad es que sí, la de Corrientes es reina a lado de la Miguel A. de Quevedo. Y la mexicana parece un wallmart de libros (en donde los que atienden no saben de literatura, hay un montón de gente porque claro a dónde van si no es ahí) y por el otro lado; la de aquí parece una librería más de la calle de Corrientes con todo lo bonito que tiene eso, con chicos que saben harto de literatura y cuando ven alguna reseña en el periódico la recortan y le ponen un clip al libro reseñado, hay libros con post-it que dicen "este libro es buenísimo porque el autor hace una narración siempre en presente, etc", con una cafetería agradable, en fin, no, no es lo mismo, sólo tienen el mismo nombre. Y mañana veremos qué tal el Fondo de Cultura.

lunes, julio 13, 2009

Buenos Aires se parece un poco a Barcelona, se parece a París en algunas calles, pero creo como dice Jeanmaire: se parece a sí misma.  
El pasillo de nuestro edificio huele a asado y a naftalina en sus orillas.
Salimos a caminar sobre Florida y después damos vuelta en Lavalle hasta llegar a 9 de julio.
La basura se acumula en las calles después de las siete de la noche y los homeless llegan a hurgar las bolsas y así todo queda desparramado por el suelo y el viento arrastra papeles por toda la calle. Más noche toda la ciudad está llena de basura.
Pero aún así la caminata es agradable, el frío se siente en la cara y cuando damos vuelta en San Martín me emociona, me gusta el edificio porque el elevador es viejo y tenemos que abrir dos puertas para que funcione.
Ayer compré en el kiosko una bebida que se llama Dr. Lemon, es mejor que la Yoli y cualquier otro refresco de limón, bueno no es mejor que la Yoli digamos que es diferente.
Me gusta el subte, me gusta el vino del fin del mundo, me gustan sus culotes a tres por diez, me gusta que los taxistas porteños hablen, me gusta la guerra de las Malvinas, me gusta que los políticos vendieron el país, me gusta la queja de "los negros que han llegado", me gusta que digan que la 9 de julio es la más ancha del mundo, me gusta Corrientes, me gusta el chocolate submarino, me gustan los magnéticos de Borges, me gusta la frase "me revientas las pelotas", me gusta el café Tortoni, me gusta Buenos Aires, me gusta su invierno.


miércoles, julio 08, 2009

Buenos Aires,
Caminando por San Martín, esta es mi calle, aquí vivo durante quince días.
Sobre esta misma está el Centro Cultural Borges, a una calle está Florida, tango callejero y todas las tiendas que todo mundo conoce, el Zara y demás, sobre la misma un montón de puestos callejeros al estilo Coyoacán en donde venden mate y guantes para el frío.
Estamos a tres o cuatro cuadras de Puerto Madero, se camina por ahí hasta llegar a la Plaza de Mayo y de ahí caminamos por la Diagonal hasta llegar a la avenida 9 de julio. 
Y mañana es 9 de julio, aún no sabemos cómo estará el festejo, sólo sabemos que festejaremos la independencia.
Alberto y yo estamos festejando todo el tiempo: en cada una de las librerías de Corrientes. Cuando llegamos a la Librería Lozada, buenísima esta librería, por una compra de más de 400 pesos argentinos nos regalaron una valija... cuando nos dijeron que nos darían una valija, pensé que nos darían una bolsita de tela como las que luego daban de Gandhi, pero no: nos dieron una mochilita con rueditas y candado en donde pudimos poner los libros y cuando llegamos a la calle de Uruguay ya teníamos la valija llena. Aquí las cosas responden a otro nombres, maleta es valija, en lugar de jalar la puerta se tira la puerta, en lugar de tocarla se golpea, en lugar de bolsa de basura es bolsa de residuos, en lugar de chamarra, campera, ahora con la gripe que se tiene acá es barbijo en lugar de cubrebocas. Y cuando escuchan que somos de México nos hablan de lo maravilloso que es "El chavo del ocho" (!) ¿Qué es eso? Pues sí, el chavo es más famoso que Paz o Fuentes.
Y Julio en Julio: entré a una tienda en donde tienen 10 discos de todas las grabaciones que hizo Julio Cortázar, entre conferencias, capítulos de Rayuela, cuentos y entrevistas, fue muy alucinante: tenían el imán para el refrigerador con una imagen de Julio Cortázar, el pin, la postal, la camiseta, y yo me moderé, sólo compré el imán para el refrigerador y creo que volveré por algún disco con su voz, me parecía demasiado comprar tantas cosas de Cortázar como si se tratara de un Ricky Martin.
Después nos tomamos un maté en una cafetería que se llama "El gato negro" y también todo lo que había en esa tienda era hermoso, la tetera, las tazas, los botecitos, uf... todo era bello.
Buenos Aires huele a viejo y eso me gusta. 
En cada esquina de Corrientes veíamos unos tipos negros vendiendo relojes y demás piratería, pero era curioso antes de saber que era una especie de mafia, era como si el mismo negro se adelantara a nosotros y pusiera su mismo puesto de relojes. Pensamos que era así, que un negro nos seguía por Corrientes y cada que lo veíamos nos apretábamos la mano Alberto y yo.
Compras importantes:
"Los Reyes" de Cortázar por fin en mi poder. Muuuajajaja...
"Poesía inédita" de Oliverio Girondo.
"Epistolario" de Macedonio Fernández, (muérete de la envidia, yo sé que me lees) y "Para una metafísica argentina"
"El aliento del cielo" de Carson McCullers
"Háblame del fantasma del faro" de Tina Blanco
"El monstruo perfecto" de Franco Vaccarini
"Una ventana para Cecilia" de An Alfaya
"Montevideo" de Jeanmaire
"El amor brujo" de Roberto Artl
"Cuaderno de navegación" de Leopoldo Marechal
Oh sí.
Y por último unas lindas botas para la lluvia: Roxy Rock's
Lo mejor de la ciudad es estar en pleno invierno: el frío es ideal, pega en el rostro pero no se mete a los huesos.
Adoro Buenos Aires y sus pines de Borges.
Mañana más librerías, había que dejar algo para mañana y pasado mañana.
El vino santa Julia y el agua mineral villa maipú son la pura onda.

lunes, julio 06, 2009

Ya estoy haciendo la lista de cosas que no debo olvidar para mi viaje.
La otra vez soñé que se me olvidaba mi cámara. Así que tengo la cámara junto a su cargador enfrente de mí. Hoy fui a la Condesa a comprarle unas patitas a mi lap (que se quitan y se ponen y de esa manera no se calienta de abajo), las estuve buscando en el office y me veían con cara de que no existían. Grace me dijo de una tienda que está sobre Michoacán y Nuevo León y ahí había hartas cajitas con patitas para laps que se llaman "Cool Feet". 
Cámara fotográfica... ya
Cargador... ya
Pinturas... ya
Plancha cabello... ya
Shampoo
Cepillo de dientes
Cepillo cabello
Pasta
Crema
Ah todas esas cositas que hay que meter de último momento.
Me siento bien (!!) estoy contenida, así me siento (!!) y muy emocionada, tengo tantas ganas de viajar como hacía mucho tiempo que no sentía. La verdad es que en el fondo me emociona pensar que es una especie de Luna de Miel. Mmmm... creo que es eso lo que me tiene tan contenta: viajar con Alberto. Viajar a Diciembre. 
Así me dijo Zaida (la otra vez que la vi) en una equivocación por tratar de decir "allá es invierno" me dijo "allá es Diciembre".
Viajar juntos.
Pero sobre todo estar en otro lugar, graffitis nuevos, anuncios nuevos, comerciales en la televisión que nunca he visto, otra gente, otro mundo, otros bares, otros cafés, otras cantinas, y sobre todo: adiós maldita gandhi y tus malditos libros inexistentes, agotados, no lo tenemos, tal vez si lo pedimos, mediocres.
Hola Buenos Aires y tus librerías y tu invierno y tu olor a Julio Cortázar.
¡Allá voy!
Yuuuuujuujuy

domingo, junio 28, 2009



No estoy de vacaciones, pareciera, pero siempre es como estar a medias, quiero decir, no me levanto tarde, voy y vengo de un lado a otro pero la verdad es que nada realmente importante pasa. En estos días que no he escrito en mi blog, hice varias cosas: entregar mi tesis a los sinodales, hacer mi proyecto de maestría y entregarlo, hacer el examen de idioma, ayudar a mi hermana a sacar del corralón su carro, festejar el cumpleaños de mi mamá, ir a Santa Fe, ir con Pez, ir a la despedida de Grace, meter a concurso un cuento y hoy veré a una amiga que hace tiempo que no veo: Zaida.
Acabo de ir al mercado a comprar unas flores, llevaré una botella de vino y tabule en un toper para comerlo con el vino, mmm... pensarlo se me antoja harto. 
(Además nada malo podría pasar porque hoy me puse mis botas para la lluvia, y sé que lloverá.)
La verdad es que pensé en comprarle una cajita de té de los que están vendiendo en el superama, pero Alberto dijo que lo mejor era que le llevara flores porque no a todas las personas les emociona una cajita de té como a mí.
Tal vez tenga razón, pero a Zaida siempre le han emocionado las mismas cosas que a mí.
Mientras pienso que iré a su casa y eso me pone un poco nerviosa como todas las cosas que se esperan demasiado tiempo. Estos días la he pasado muy bien en compañía de las personas que quiero, tan bien que no ha sido necesario agregar una sola coma a las situaciones, sólo han pasado, acompañadas de Elliot Smith y lluvia y la emoción de irme a Argentina.






lunes, junio 15, 2009


Exprimidor.
La verdad es que si ven bien la foto se refleja toda la cocina en el exprimidor, a lo mejor es por el acero inoxidable.
:)
La verdad es que me dio harto gusto tomarle fotos. Aquí tengo más fotos del señor exprimidor en diferentes posturas.


domingo, junio 14, 2009

Lo único que me viene a la mente estos últimos días de ajetreo es: viajar a Buenos Aires.

El martes pasado fui a sacar mi pasaporte a Villa Olímpica. Pero qué cosa, las fotos tamaño que te toman ahí cuestan 135 pesos (cuatro tamaño pasaporte) y las copias cuestan 2 pesos cada una. Y como había pedido que lavaran mi carro, me quedé sin dinero y tuve que caminar a Plaza Cuicuilco para sacar de un cajero. Lo bueno fue que llegué una hora antes de mi cita y me dio tiempo perfecto. De las oficinas a Cuicuilco a trote ligero se hacen 15 minutos de ida y otros 15 de regreso. Pero lo mejor de todo fue que Cuicuilco a las 8:30 de la mañana tiene todo cerrado excepto el sanborns, así que anduve viendo las tiendas y me encontré con una que se llama La cuisine.

Oh maravilla. Ahí vi montones de cosas que me gustaron desde guantes para agarrar las cosas calientes hasta cajitas de mimbre forradas con tela para acomodar los cubiertos en un cajón. Todo me gustó: pimenteros que tienen incluido un sistema para hacer polvo los granos de pimienta, exprimidores de limones en forma de pajarito, surtidor de crema en forma de vaca con el diseño del cowfest, botaneros con terminación en bola de billar, etcétera. Pero lo que llamó mi atención fue un señor exprimidor de limones. Claro que la tienda estaba cerrada a esa hora. Así que me fui a sacar el pasaporte porque mi cita era a las 9:30 y los trámites son tardados, así que en lo que llené mi forma op5, puse mis huellas, firmé, me tomaron otra foto… dieron las 10:20 y me dijeron que mi pasaporte estaría listo en 50 minutos. Así que de nuevo emprendí la caminata de 15 minutos a Plaza Cuicuilco y cuando llegué ya estaba abierta la tienda. Así que pude seguir viendo todo tipo de mandiles, moldes para pasteles, pimenteros, saleros, contenedores de pasta, muchas vacas para servir la crema, azucareras, platitos, cucharas, pero soy de ideas fijas: quería el exprimidor del mostrador. Me lo mostraron y pesaba mucho, la señora que me atendió me dijo que ese exprimidor era francés, de acero inoxidable con una aleación a otro tipo de material, en fin: “este exprimidor es para toda la vida”. Y las cosas que son para toda la vida tienen un costo alto que vale la pena pagar. Salí de la tienda cuando ya eran las 11:15 o sea que a lo mejor ya había salido mi pasaporte y todavía tenía que caminar 15 minutos para llegar a la oficina. El exprimidor pesaba, la verdad es que me sentía segura trayéndolo en la mano, un golpe en la cabeza con este exprimidor descalabraría a cualquiera. Cuando llegué por mi pasaporte, llamaron a una persona e inmediatamente me llamaron a mí. Sentí esa extraña felicidad de tener un pasaporte en la mano con el que saldré de este país en menos de un mes y además mi exprimidor de limones de acero inoxidable para-toda-la-vida, y no me da miedo que se rompa porque si se me cae el exprimidor lo más seguro es que se rompa el piso de la cocina.

 

Esponjita haré caso a tu consejo: compraré otra taza.

 

viernes, junio 05, 2009

Mi tesis ya está del otro lado, o sea que nada más necesito que mi asesor me diga ya imprime, ya entrega a los sinodales... Tres personas que pensé para el jurado me dijeron que sí. Qué mejor, una es mi maestra de arte que con todo y las cosas que he tenido que hacer no dejé de leer nada para su clase y aunque ella no es experta en el tema porque se dedica más a templos novohispanos, súper agradable, me dijo "pero claro que me encantaría estar ahí". Nunca me lo ha dicho pero siento que me quiere. Otro es un señor que he escuchado varias veces, nunca fue mi maestro, pero en una presentación de libro en la condesa se aventó una crítica al texto: que me encantó, ningún otro de la presentación se atrevió a mostrar las fallas. Pienso que él me podría acribillar un poco, pensando en lo que le hizo a su propio amigo. Pero eso me gusta, jejeje... La verdad es que no le hace que me pongan una barrida mientras salga viva y con el título, lo demás lo podré resolver con Ana.
Pues esta semana no tomé jengibre hasta hoy... y qué delicioso. La verdad es que todos los días estuve medio ocupada, tanto que no podía ni escribir en el blog. Estuve escribiendo una conclusión a la que llegué el martes que fui al MUNAL. Increíble pero sí, mi tesis me llevó a una conclusión importante entre dos obras de Orozco. Primero que "El desmembrado" se une con el mural de NY "Dive Bomber", pero que ésta obra está en partes, seis tableros que se pueden colocar en cualquier orden. "El desmembrado" es una obra que en su estructura es una unidad, no se puede colocar de cabeza o inclinada, pero alude a lo desmembrado en la figura. Y en "Dive bomber" lo que vemos es la puesta en escena del desmembramiento y lo curioso es que en esa puesta en escena también está la sajadura, el corte, y si no fuera por ese corte no podríamos seguir a lo otro, quiero decir, que por ese "entre" que hay en los seis tableros se juega la obra misma. Lo que nos interesa es esa intersección, ese umbral que hace de la obra desmembrada una unidad, como lo será después el mismo "desmembrado". En mi tesis me hecho un rollo más largo sobre esto, pero el puente entre una y otra me gustó, porque nunca lo había podido desarrollar. Y el problema de los dos títulos sigue siendo la piedra en el zapato, aunque ahora sí me deja dormir no deja de molestar ya aprendí a cambiarla de lado cuando me empieza a molestar. Pues lo resolví diciendo que es un problema al que no le entraré. Pero con suerte y el lunes lo resuelvo así como que no quiere la cosa. Iré con la curadora del Munal y le preguntaré a ella, si no sabe pues ya ni modo y sí sabe pues ya estuvo.
Ay... El martes que compré una taza en bellas artes muy hermosa y fui feliz, el miércoles lavé la taza y se me resbaló la cucharita (que en realidad era por la cuchara por lo que se veía tan bien la taza) y se rompió...
:(
mala onda.
En fin, ya les avisaré queridos historiadores, amigos y maestros, cuándo será el momento.



Y mientras iré al invierno de Argentina. Falta todavía un mes pero ya me comienzo a preparar.

martes, junio 02, 2009

Así a vuelo de pájara:
Santa Fe.
Centro: Bellas artes. Compré una taza bella bella, es casi un jotería la cucharita que trae. Jejeje, pero me encantó poder estar más de una hora viendo los murales y así: de turista. Gandhi, FCE, y todos esos recuerdos del edificio Sears y el mismo Palacio de Bellas Artes... Ay qué tiempos aquellos en donde la gente vivía.
Después ir con el Pez. Ya está el video del extimbiricho... él es patético pero mi amiga Grace es la pura onda, cuando lo pongan en youtube, lo pondré aquí, of course.
Oh: Ya pronto tendré sínodo para mi examen... Lo cual me emociona harto.
Hoy me vi con mi asesor en el Munal, y a diferencia de la última vez, no me robaron el estéreo y ahora no me acompañaba Grace, pero estuvo muy bien. Por lo menos me quité de encima la bronca de la "paleta" del pintor. Es más ni tengo que hablar de línea de horizonte ni de perspectiva porque las cosas son así: arrojadas a una superficie. 
Eso que ves ahí, citando a mi asesor, es un "embarrado de pintura sobre una superficie".
Está bien.
Querido embarrado de pintura:
Me titularé en agosto.


...
Estoy emocionada, aunque un poquitín agotada.
Pero ya estamos en junio. Y en julio: Argentina, quiero decir que Julio en Julio.


lunes, mayo 25, 2009

Hoy:
Lo mejor fue tomar vino tinto desde las seis de la tarde y comenzar a leer el libro de "Papeles inesperados" de mi amado Julio Cortázar que aparece después de 25 años de muerto. (Yo tengo 25 de vida). Y por supuesto me enamoro de él, ¿cómo no dejar de enamorarme de alguien que puede hablar de las migajas del pan con extraordinaria sencillez y dejarme así: maravillada?

"La ciencia médica hace prodigios en los hospitales, y se acerca el día en que habrá barrido definitivamente con los variados gérmenes, microbios y virus que nos obligan a aislarnos en sus blancas salas protectoras. Lo único que la ciencia no conseguirá jamás es las miguitas de pan"

Cortázar, Papeles inesperados, p. 131.


Y después paseando por este blog que tanto me gusta, me encontré con una imagen bella bella bella...




Y además sí llovió por la tarde, poquito pero llovió.

domingo, mayo 24, 2009

Fuimos a ver la película de "Ángeles y Demonios". Como yo no leí el libro, y Alberto tampoco, podemos decir que la peli está buenísima (aunque conocedores dicen que merece dos estrellitas). Para mi las películas se miden más por si me aburrí a la media hora o si caché la vuelta de tuerca en los primeros quince minutos, y ninguna de las dos me sucedió. De hecho no soy muy conocedora del cine y me aburre harto. Pero esta película la quería ver porque Alberto vio el cartel y dijo "quiero verla", y porque me enteré que salía Ewan McGregor de quien soy fans. Además hace años luz que no íbamos al cine. Creo que la última fue la de Monstruos vs Aliens que estuvo mmm... pues bastante regular.
Rápido, las cosas que amé de "Ángeles y demonios":
Bernini como artífice del asesino de cardenales. 
El archivo del Vaticano, con sus vitrinas y sus obras de arte atrapadas en cámaras con temperatura y oxígeno para regular el estado de los manuscritos.
Aunque sé que fue una reproducción y parte de la ficción me gustó ver cómo tienen guardados los documentos del siglo xvii, la verdad es que mi corazón de historiadora se emocionó harto.
El archivo del Vaticano, otra vez.
Cuando bajan a la cripta del papa muerto.
La escena de cuando el baldaquino (también de Bernini) se destruye por la explosión. 
Amo el baldaquino por sus columnas salomónicas.
Y creo que ya.
Bernini Rules.
Para los puristas en el asunto pues seguro que tiene muchos errores. El jueves le preguntaré a mi maestra de arte si es verdad que el éxtasis de Santa Teresa tiene que ver con Santa Teresa en llamas y trataré de obligarle a que vea la película para que me diga qué piensa. 
La verdad es que vale la pena ver la película nada más por la escena de cómo se caen las esculturas y el baldaquino de San Pedro todo destruido.
Cambiando de tema.
Espero que esta semana vuelva a ser de lluvias. Soy muy feliz con botitas para la lluvia. 

miércoles, mayo 20, 2009

Estaba buscando en internet una nueva receta para preparar el pescado, porque en serio que es aburrido comer lo mismo, aunque sólo sea la tercera vez que preparo el pescado igual... pues ya la exigencia es cambiar, así que prefiero experimentar nuevas recetas... El caso es que encontré una receta que se llama "pollo frito al internet", la pueden leer en esta página Recetas de Javi. No puedo creer que en estos días exista una receta con ese nombre... la verdad es que me dan ganas de que el pescado que haga hoy lleve el nombre de "pescado al Google" porque encontré la receta en el Google.
Por otro lado ya me inscribí a las Recetas de Javi para que me llegue la receta del día a mi correo electrónico.
:)
Y sí, eso hace mi día.

domingo, mayo 10, 2009

Andando así nomás por la red, la verdad es que quería buscar nuevas cosas usando sólo un dedo porque estaba comiendo el pan integral de pasas que me hizo mi abuela, mmm... 
Y fue maravilloso encontrar este blog en donde vi el siguiente video, y todavía tenía pan para comer y ver. Este video es la muestra de que este mundo tiene cosas muy bellas y que podemos mirar ahora por aquí y después por allá y quién sabe, hay cosas muy agradables: nadie me puede quitar esa sensación de saber que todavía hay muchos motivos que nos harán sonreír. 




viernes, mayo 08, 2009

Mi querido Frederik,
Hoy hubiera sido tu cumpleaños número 25... soy más grande que tú por unos cuantos días. Y ahora yo me alejo, porque tú ya no cumpliste 24 y tampoco 25, estarás siempre en los 23, y me iré alejando quién sabe hasta cuándo y quién sabe hasta cuándo estarás en mi memoria.
Hoy me fui a sentar a esos cuadritos de pasto que hay frente a la Biblioteca Central en donde montones de veces nos sentábamos a platicar, nada más así: platicar y arrancar el pasto con las manos. Me hice bolita porque tenía sueño y me quedé dormida. Después desperté y vi que un chavo se había sentado en el mismo cuadrito de pasto y hacía mucho sol, traía mis lentes oscuros, y me le quedé viendo un rato, después veía la biblioteca. Antes le había mandado un mensaje a Isolda para recordarle que era tu cumpleaños, que hacía tres años lo habías pasado en la casa, te había comprado un gansito como pastel, pero habíamos comido mucho mucho... Isolda te había regalado un Cartman... Y en eso estaba pensando cuando el chavo que estaba sentado a menos de un metro se levantó y me trató de robar el celular pero yo reaccioné muy rápido y no pudo. Después me sentí desolada. Me levanté y me fui, en este momento me zumban los oídos como cuando quieres llorar, me acuerdo de todo y me da coraje porque mientras hacía un homenaje en ese cuadrito de pasto la realidad con su vulgaridad me toca, me entristece. Frederik creo que ya no estoy tan triste, escribí un cuento pensando en ti porque quiero acordarme de ti sin que vengan las frases qué mala onda, qué mal, por qué. Me siguen zumbando los oídos, tal vez no son suficientes las palabras, tal vez. 
A veces leo los correos que me mandabas, los leo porque en ellos siempre estarás vivo pero también porque el mundo que dejaste es igualito, al menos eso parece, creo que los leo porque de esa manera te siento cercano como cuando los leí por primera vez. 
Pondré un pedacito en el que eres muy tú:
Acabo de regresar a mi trabajo, me escapé un rato quesque para comer. Caminé por Altavista hasta llegar a Insurgentes, tomé esa callecita a la que llaman Miguel Ángel y llegué, cha cha cha chan, nada más y nada menos que a la zona de librerías. Según yo estaba muy decidido a salir únicamente con un libro y exclusivamente por la circunstancia (necesitaba cambiar un billete "Grande"). "No más de 80 pesos, no más de 80 pesos" Me lo repetí como cuarenta veces, y, al final, estaba tan seguro de mi mismo que en verdad creía haberme comprado todo el choro. Total: 319.50, tres libros. Soy un fiasco. El caso es que me compré un librito que seguro que te gusta (no es novela, pero estoy seguro que te interesa), creo que ya te había hablado de él: "Mimesis. La representación de la realidad en la literatura occidental"  Luego te lo enseño. Compré además un libro de Foucault (nunca hay suficientes motivos para no comprar un libro de Foucault) y otro de Roger Bartra (mmmm, a unos minutos de distancia me parece que mejor hubiera comprado otro).


jueves, mayo 07, 2009

Ay qué bien se siente estar de regreso en la Facultad, ahora sí siento que se me mueve el cerebro porque otra semana más y me hubiera cargado el estado de estupidez...
Y me encuentro con:
 


No puede ser qué es eso.

miércoles, mayo 06, 2009

No puedo dormir. De hecho desde ayer tengo el sueño un poco ligero. Pero hoy de plano estuve dando vueltas más de dos horas. Y pues lo único que se me ocurrió fue levantarme y ponerme a escribir. Creo, no creo, más bien, sé que es la primera noche que me da insomnio desde que vivo aquí. No sé por qué no tengo sueño. Digo debería estar bien dormida porque por ejemplo hoy no dormí siesta. Pero es curioso que hoy no me dio sueño en ningún momento de la tarde, he andado más bien girita. Tal vez estoy un poco inquieta porque el jueves el mundo vuelve a la "normalidad", o sea que el mundo vuelve a su entorno cotidiano, los horarios siguen, yo viajaré a Santa Fe, iré, vendré y no me quejo, son cosas que disfruto mucho, todo está muy bien, pero. Tal vez es que el jueves tengo una clase de arte que tomo de oyente y no he leído nada porque las bibliotecas han estado cerradas y aunque voy de oyente y nadie me calificará tengo cierto deber moral con la maestra. Se juntan muchas cosas, yo sé que el jueves más bien debería de leer el texto que mi asesor de tesis dijo que estaría en la biblioteca de estéticas sobre el problema de "historia" y "memoria" que es muy flojo, muy vago, muy mal elaborado en mi tesis y que tengo que tener claro al menos en mi cabeza... tenerlo claro para cuando sea mi examen. Creo que siendo una tesis para obtener el título de "historiador", creo que hay mucha de razón en el hecho de que yo confunda "memoria" e "historia" supongo que es como confundir la gimnasia con la magnesia. Ahora: por qué demonios a estas alturas del partido confundo esas dos cosas. Lo pienso, lo pensaba hace rato cuando estaba tratando de dormir y no se me ocurría nada. En mi cabeza todavía pasaban algunas escenas de mala película de chinos y en una pista paralela el problema de memoria e historia y en otra tercera pista ponía atención a los ruidos que hacían afuera sacando un carro. Pero después pensé: cuántos textos he leído sobre ese problema y no recuerdo nada. Absolutamente nada. De hecho casi podría jurar que son la misma cosa. Tal vez eso no me deja dormir. Me sentí un poco inepta. Nada que una relectura de ciertos textos me pueda aclarar. Ese tema es una de las pequeñísimas cosas que no me dejan dormir. Otra por supuesto es la mala película china que no terminé de ver, qué cosa, había escenas en donde de plano no entendía quiénes eran los malos y quiénes los buenos y a quién estaban hiriendo.

Y por qué tenía que opacar el recuerdo de La Strada viendo semejante película tan fea y mala. La Strada, gran película, me emocionó por escenas como la del Loco mostrándole a Gelsomina el propósito de una piedra, "porque si esta piedra no tiene un propósito el mundo no tiene sentido", y los ojitos llenos de ternura de Gelsomina, y su manita haciendo adiós...

Yo creo que por esa película pude dormir bien la otra noche.

Me pregunto si me voy a la cama ahora podré dormir. Y no tengo respuesta. Sólo sé que debo seguir escribiendo hasta que los ojos me duelan y me pidan irse a dormir, así como pasa cuando duermo la siesta.

Cuando prendí mi máquina hace unos minutos, conecté mi i-pod a los audífonos y la verdad es que estuve buscando qué escuchar y después de un ratito de buscar por álbum y artista dije, bueno pondré el aleatorio, y la primera canción fue Summertime de Janis Joplin y pensé que no había podido elegir mejor canción, no sólo porque es una gran gran gran canción para una persona que perdió el sueño, si no porque además hacía mucho tiempo que no la escuchaba porque el i-pod la escondió en una carpeta, total que nunca la encuentro.

Mañana iremos a ver un departamento que están rentando cerca de aquí. Y ese pensamiento viene pegado a otro: amo mi actual hogar, lo amo con locura, pensar en empacar e irme a otro lugar hace que me salga un sentimiento de aferrarme aquí lo más que pueda y la verdad es que nunca había sido tan hogareño y dulce y bello cada detalle, cada cosa está en el lugar adecuado, cada librero, cada recuerdo que se ha ido pegando al espacio, este lugar que es tan mío. Pero el chino de arriba hace mucho ruido y además horror, tendrá un bebé... 

Mañana quiero pasar a la Gandhi a comprar otra película de Fellini y después a rellenar mi botella de Jengibre a la casita del pan. Después, ay después pensaré qué demonios hacer con la  obra que estoy trabajando porque hay un pequeñísimo detalle: en el catálogo de la exposición aparece con otro nombre. ¿Quién le cambió el nombre? ¿Cuándo? ¿Fue Orozco? o más bien le cambiaron el nombre deliberadamente cuando llegó al MUNAL. ¿Cuándo llegó al MUNAL? ¿Es una obra que vendió al museo o que donó? Todas esas preguntas que apuntan hacia la historia del objeto en cuestión, tema harto relevante para la tesis y que no aparecen nunca en ella... y que mi asesor no se dio cuenta, pero yo sí, hoy mismo que vi el pdf del catálogo me subieron a la cabeza señalando que hay un hueco ahí. Y pensé, ay pero qué fácil sería inventarme una historia sobre ese hueco, eso mero se hace en la novela histórica. Decir por ejemplo que "El desmembrado", óleo sobre masonite, aparece en el catálogo de la exposición de "Los teules" con el nombre de "El cadáver" porque dicho catálogo se le encargó a Justino Fernández que desconocía el verdadero nombre de la obra. Otra historia: "El desmembrado", óleo sobre masonite, aparece en el catálogo de exposición con el nombre de "El cadáver" y cuando fue trasladado al Museo Nacional de Arte la ficha técnica escrita por Orozco decía "El desmembrado". Y qué tal que si en el MUNAL voltean el cuadro y en la ficha tiene el nombre de "El cadáver", no lo creo, pero qué tal. 

Sería tan fácil decir cualquier cosa, total...

Pero... Ay no, no, no: tengo que ir al archivo del Colegio Nacional.

Ni modo... Intentaré dormir.



jueves, abril 30, 2009


La verdad es que no creo mucho en la influenza. Borro absolutamente todos los mails que mandan a granel, pero ¿por qué lo hacen? Ya sé que la pandemia es mundial, una amenaza para el ser humano y que hay que usar guantes o lavarse las manos cada dos segundos, que hay que usar tapabocas, que el temblor del otro día. Qué aburrido, de verdad, no me manden esos mails, son horrendos, ni los abro. No me interesan. Descreo de todo. Ya no estoy usando tapabocas y hoy tampoco fue necesario porque la plaza de Coyoacán estaba semidesértica, “semi”, esa plaza nunca se vaciará, ni con la peste porcina ni con nada; el jarocho está abierto y sí, hoy había una cola -más pequeña de la normal pero HABÍA COLA-, todas las bancas estaban ocupadas. Había gente en el mercado. El señor de las flores se sigue poniendo. La señora que pide limosna sentada en un banquito estaba ahí: pidiendo limosna con tapabocas. No se ponen todos los puestos de la calle Allende pero sí los que seguro necesitan seguir vendiendo para vivir. En el mercado no hay la misma gente de siempre, pero no había un pasillo que me indicara que estaba todo cerrado ni nada por el estilo. La señora Celia, que me vende las verduras y las frutas, ayer todavía usaba tapabocas pero hoy ya desistió de hacerlo, uno se acalora horrible con esas cosas. Ay la señora Celia es una persona buena, por ella creo que no nos pasará nada. Siempre me pregunta qué voy a cocinar, y hoy me preguntó que por qué ya no llevaba fresas, y la verdad es porque exploté al máximo la ensalada de fresa con mango y ya tengo que cambiar el menú so pena de que se aburran en casa (“so pena” qué frase, creo es la primera vez que la escribo pero así vino a mi mente). Con todo y que no tengo que ir a ningún lado y que la oms dice que permanezca en casa: Sigue haciendo mi día ir de compras al mercado. Hoy hice algo que nunca había hecho: esconderme del que antes me vendía el pescado. Hoy decidí que ya no le compraría a él, no porque sea malo, si no porque falta mucho y cuando sí va llega muy tarde, eso me ha hecho ir a comprar a otro puesto en donde también me tratan muy bien, así que hoy decidí deliberadamente decirle que no llevaría pescado y me fui al otro puesto. ¿Por qué le voy a guardar fidelidad cuando he tenido que comprar mi pescado en otra parte porque no va o llega tarde? Como el otro puesto está sobre el mismo pasillo hice como que me daba la vuelta en los pollos y llegué por atrás del puesto. ¿Por qué no le digo que no le compraré a él? Pues porque me da pena, también me daría pena que me viera comprando en el otro puesto. En fin: Mientras el mercado siga abierto por mí se puede caer el mundo.

lunes, abril 27, 2009

Hoy fui a mi antigua casa.

La casa en donde viví toda mi infancia desde un año hasta los trece.

Despué esa casa la habitó mi abuela y cuando ella murió mi tía conservó todas las cosas como si un día mi abuela fuera a llegar; su cama usa la misma colcha, su taza para el café está en la alacena, su pastillero y su peine están en la cómoda, en fin, todo sigue como si ahí viviera mi abuela, cuando en realidad nadie vive ahí. Sólo mi tía ocupa esa casa cuando viene de Puebla y hoy me invitó a comer.

Mi antigua casa tiene cosas que nunca cambiaron cuando mi abuela se cambió a ella. Como los pisos, los techos altos, el tapiz de los cuartos, las cortinas, la cocina y el baño.

Hoy que entré al baño al cerrar la puerta ésta se atoró al cerrar, y recordé que esa puerta siempre estuvo caída y nunca cierra, se atora antes de cerrarse y hace un ruido porque choca con el piso. Hoy escribo por ese ruido. Porque estuvo conmigo todos esos años y hoy vino a mí primero como una sorpresa pero después como un viejísimo recuerdo. De golpe recordé que era imposible encerrarse en el baño, después recordé mi cuarto, las cosas que pegaba en la pared, el cuarto de mi hermana, las veces que jugaba en la sala, mi gata Oasis, la Copilli, de pronto era una aglomeración de imágenes que se dieron en ese espacio y que ahora ya no es, que un día dejó de ser. Y pienso que al menos ese ruido de la puerta sigue, ese piso de colores, que tal vez si no estuvieran no podría recordar las cosas como sucedió hoy.

Sentí algo parecido a la tristeza pero al mismo tiempo una alegría muy por adentro de los recuerdos, el pensamiento de... bueno, esa casa tiene recuerdos que me hacen ser, es así. Por instantes tuve a los playmobil encima del piso verde, delimitando sus casas en cuatro por cuatro mosaicos. Y ese recuerdo es mío ya por siempre.


domingo, abril 26, 2009

De las cosas que me emocionaron en mi cumpleaños y los días después, influenza, etc...


Bueno, ya no es mi cumpleaños pero la emoción me duró todos estos días que me la he pasado haciendo cosas de lo más variado.

Hace unos días decía que a mí sí me gusta que me festejen y que me canten las mañanitas y morder el pastel y ay tantas cositas así. Ese día me levanté a las seis de la mañana porque fui a Santa Fe y después regresé a mi casa de manera supersónica a bañarme y ponerme guapa y preparar aderezos y comprar la comida árabe y abrir los vinos y sentarme a esperar a mis invitados. Guau me la pasé bien emocionada todo el tiempo, estuvo muy contenta y al final del día me acuerdo que ya no podía tener los ojos abiertos y me dormí muy rápido siendo que casi siempre me tardo un poco en dormir.

De los regalos que más he disfrutado es estar escribiendo en una nueva compu que no se salta a escribir a otro renglón o que me deja escribiendo en el aire quién sabe por qué o que de pronto ya me abrió otra página, en fin, además de que no tengo que batallar con la letra “o” que estaba muy durita esa tecla. También he pasado harto tiempo observando un caleidoscopio de aceite buenísimo… regaló de mi Comadre. Todo estaba relativamente bien hasta que el viernes suspendieron las clases y no pude ir a mi clase de tap y lo que es peor no pude ir a la cita que tenía con mi asesor para saber sus opiniones finales sobre la tesis completa. Pero la verdad es que prefiero hablar de los múltiples regalos para comenzar estos 25 años:

Que Isolda me dibujara un comic; en donde viajamos al mundo de las Graces en donde somos liliputs y asistimos a la representación de un cuento mío.

Que Konstante cantara  “Mírame” (aunque me debe una pizza).

Y de las cosas que quedaron pendientes fue la etimología de la palabra Pájara y su evolución a la Pakarda.

Por cierto ayer fuimos al Hard Rock Café, Elsa, Grace, Alberto y yo. Fue la última presentación y estuvo poca madre, aunque pudo estar mejor si la delegación no hubiera llegado a cerrar el lugar y corrernos a las diez y media. El caso es que nos tomamos una botella de vodka, órales, una botella Elsa, entre los tres porque Grace no tomó nada. Había un evento de motocicletas y entregaron la moto edición especial para el Hard Rock, y Konstante cantó unas cinco rolitas (estrené mi nueva cámara canon) y después nos llevaron la cuenta y nos tuvimos que ir. Hoy amanecí con una sed de siglos, con la noticia de que no habrá escuela hasta el 6 de mayo, que las cosas se ponen cada vez más graves. La única medida que he tomado es usar tapabocas y tomar un chochito homeópata disque para la influenza. Qué mal, ahora no tendremos clases hasta el 6 de mayo. Qué pasa con esta ciudad. No podemos quejarnos, primero se cae una avioneta en el periférico, ahora hay una epidemia después sálvese quién pueda. No es por nada pero es de las cosas que hubiera querido que sucedieran cuando estaba en la secundaria, no ahora que más bien me ponen nerviosa. Me alarma la situación cuando se dice que la UNAM (salvo cuando fue la huelga) no había suspendido clases desde 1985 y eso porque ocurrió el terremoto, que la Iglesia no había suspendido misas desde la Guerra Cristera, en fin, que algo se ha salido de control y cuando veo a las personas en la calle pareciera que a nadie le preocupa.

 

 


¿Qué nos depara?

lunes, abril 20, 2009

Mañana es mi cumpleaños número veinticinco.

No me siento vieja, ni me da crisis de la edad, ni nada por el estilo, la verdad es que un amigo de mi misma edad hizo un tangote porque cumplió veinticinco y me pareció una tontería, estoy muy contenta, ¿por qué no? Hasta el número 25 se escribe en una sola palabra, todavía no es treinta y uno por ejemplo que son necesarias más de una. Y además mi pareja también está cumpliendo en una sola palabra su edad y eso me encanta. Ya recibí felicitaciones, de las personas importantes que están pendientes de la fecha, como mi tía Queta. Y alguna que otra estupidez, una persona que pensé digna de más inteligencia que me preguntó, “y qué tal tus veinticinco, ¿muy feliz y muy publicada?”… Después sentí un silencio incómodo entre mi computadora, el mensaje que leí en mi mente y yo… en fin.

“Muy publicada”, pues no como quisiera, pero por lo menos tengo un libro que está dictaminando Alfaguara y otro en concurso.

“Felicidad”. Me cae gordísimo eso de decir pues sí soy feliz. Porque la verdad es que no soy nada feliz cuando manejo más de una hora bajo el rayo del sol cayendo en la lámina de mi carro... no soy nada feliz cuando se me entierra una uña en el dedo; no soy feliz cuando me enfermo de gripa, no soy feliz cuando me molesta la impertinencia de la gente, no soy feliz cuando no salen las cosas como quisiera, no soy feliz cuando me encuentro personas desagradables en la facultad. No soy feliz sobre todo cuando me acuerdo de la gente que se murió el año pasado como Frederik, no, no lo soy, no soy nada feliz acordándome de que Frederik debería de estar leyendo mi blog y titulándose y trabajando y yéndose a la playa de vacaciones, no me hace nada feliz ni siquiera escribirlo, no me hace feliz ver su perfil en el Facebook y saber que está muerto: no me hace feliz la gente pendeja de la facultad que se ceba en su muerte. No lo soy.

Pero cuando llego a mi casa soy muy feliz cuando la Anubis pasa por en medio de mis piernas, cuando siento que “ya llegué”, que me puedo acostar tantito en el sillón del estudio y dormirme una media hora. Soy feliz cuando estoy con mis amigos, cuando veo las dedicatorias que me escribió Frederik, cuando leo alguna de sus cartas, soy feliz cuando escucho las canciones que compone Esteban en el cuarto de junto, soy feliz cuando estoy con Alberto y le doy masaje en las manos. Soy feliz cuando invito a mi hermana a comer y hablamos de recetas para hacer nuevas ensaladas y somos sólo ella y yo y nadie nos molesta. Soy feliz sobre todo cuando estoy sola en mi cocina y preparo de comer y escucho música desde la sala. Sí soy feliz, una felicidad muy sutil, muy amable, no es una felicidad escandalosa de la que deba hacer alarde. Pienso que es una felicidad serena, no es una felicidad obscena como para responder al mail: Sí soy muy feliz y qué pedo. No para nada, creo que nadie podría soportar una felicidad arrolladora, emocionante, pasional-que-todo-lo-altera-a-su-paso… no por mucho tiempo. Pero por ejemplo, en este momento escucho “Between de Bars” y me mata de alegría, de emoción… Además ayer o anteayer soñé con un verso de esa canción que va así “the people you've been before that you don't want around anymore, that push and shove and won't bend to your will”.

Es así. Es como ese verso, tan sutil pero al mismo tiempo arrollador, así llegan mis veinticinco años, dejando atrás unas cosas, la gente que no quiero alrededor, la que se ha muerto, y recibiendo la que está conmigo, la que estará este año, la que me hace ser la Idalia del 21 de abril de 2009. Soy feliz sobre todas las cosas que puedan pasar porque escribo porque no puedo dejar de escribir, porque sé que eso es lo que haré hoy, mañana, pasado, el siguiente año y dentro de otros veinticinco años seguiré siendo escritura, palabra, lenguaje que es al final lo que me apasiona y me sujeta al mundo.

Eso es.

Feliz cumpleaños a mí misma.

 

Nací un 21 de abril de 1984 en el puerto de Acapulco a las 12:34 de la madrugada.

Así que después de esa hora pueden empezar a felicitarme.

 

Soy Tauro y mi año chino es la Rata.

Soy Agua en el signo Azteca: Agua 11.

Soy Idalia Sautto.

Soy Marie de Laos.

 

 

 

 

 

viernes, abril 10, 2009


Hoy fui al superama a comprar la despensa y cuando regresé a mi casa: ¡Sorpresa! ¡Qué alegría y qué emoción! ahí estaban los esténciles de Konstante. Ufff... Me alivia ver estas imágenes, pensé que no las vería.
En todo el mes de abril: presentaciones de Konstante en el Hard Rock Café, jueves, viernes y sábado, los que no fueron ayer pueden ir hoy o la próxima semana.
Los esténciles de Konstante hechos por Mother Monkey Collective. Muchas gracias quedaron supersónicos: Konstante Rules. Iré a darme la vuelta por Coyoacán a ver si veo otros.

Entre otras cosas ayer tocó mi amiga Grace en el Hookah de Santa Fe (que está bien nice). Sí, esuvo poca madre. La pasamos muy agradable y fumé una Hookah de la casa (de frutos secos con menta) después de más de dos años de no fumar nada, fumé y no estuvo nada mal. Alberto se resistía a fumar pero a la mera hora ya no quería dejar la pipa, creo que a este restaurante la ley de no fumadores no aplica o les vale gorro. Además de que probé el Absolut de Pera, y me gustó. Hoy que fuimos al superama preguntamos por este Absolut y es el único que no manejan, así que compramos Ruby Red.

Disfrutando de estos días sin ir a la Facultad y no hacer otra cosa más que mi tesis, claro, y tomar vodka y sentir como el calor va aumentando...


viernes, abril 03, 2009

Hoy es tu cumpleaños y no puedo dejar de escribir la emoción que me causó ver ese video que te preparó Esteban en donde se encierran tantos momentos mágicos: ahí estuvimos juntos. Ese video es el reflejo de que somos una familia y tal vez por eso la pregunta de Esteban, ¿por qué no tenemos una foto de los tres? Ahora ya tenemos hasta el otro video para futuros videos.


Alberto, quiero llamarte por tu nombre aunque siempre te llame por otros nombres, tú sabes que las cosas que quería decirte ya te las he dicho o más bien ya te las he escrito de mil maneras buscando siempre gramáticas que ajusten los te quieros por lados de tu corazón que se acomoden a ti con alegría.
Aún así hay algo que no puedo dejar de leer para ti:

En su origen las montañas tenían grandes alas. Volaban por el cielo y se posaban en la tierra, a su capricho. Entonces la tierra temblaba y vaciñaba. Indra cortó las alas a las montañas. Fijó las montañas a la tierra para estabilizarla. Las alas se conviertieron en nubes. A partir de entonces las nubes se recogen en torno a las cimas.


Te quiero y me alegra que estemos juntos en este día tan especial.


domingo, marzo 29, 2009



Hay una frase célebre que divide a los artistas en dos categorías: los revolucionarios y los decoradores. Digamos que yo he elegido el lado de los decoradores.
Michel Houellebecq



sábado, marzo 21, 2009

Fake plastic trees, in fake plastic earth

Hace diez años existía en Mtv un programa que se llamaba Conexión con un cuate que en ese momento me caía muy bien llamado Arturo. Yo tenía entonces quince años y veía mucho ese programa, entonces no existía youtube, sí existía el ICQ pero no un lugar en donde se pudieran ver videos hasta cansarse. El mundo todavía no estaba plagado de Internet y cuando pasaban un video en Mtv, un video como “Fake plastic trees” me emocionaba muchísimo porque no lo volvería a ver hasta que por casualidad lo repitieran en la programación y eso a veces tardaba mucho en suceder. En Conexión lo pasaban a menudo porque la gente lo pedía mucho. Entonces yo tenía quince años y mi mejor amiga era Zaida, sin duda no había nadie más con quién compartir este tipo de cosas. Muchas veces estando en su casa o en la mía nos emocionábamos viendo a Thom Yorke y cuando no estábamos juntas nos marcábamos por teléfono para decirle a la otra que estaban pasando el video.
El domingo que tocaron “Fake plastic trees” se me agolparon muchísimas emociones, no había en concreto pensamientos, sólo una nostalgia enorme por todo lo que fui cuando esa canción estaba al aire. Fue muy fuerte. Podría decir que en ningún otro momento del concierto me sentí tan remitida a mis propias entrañas. Era como sentir de manera muy nítida y sentirlo en serio en todo el cuerpo esos sentimientos que hicieron la Idalia de ahora, quiero decir que cuando escuché “Fake plastic trees” por varios segundos me sentí como de quince años: sentí que no era bonita, sentí la incertidumbre, esa incertidumbre ojete que no tiene nombre, sentí todo ese pequeño infierno que me invadía por completo cuando vivía en Cascada, buscando ser yo misma sin saber cómo era ser yo misma. Toda esa canción fue como un flash back que me hizo revisar de manera muy sensorial esas cosas que hicieron a la Idalia de ahora y en donde Radiohead fue el soundtrack de mi vida, ligado a que dos canciones antes: Zaida, a quien hace tiempo que no veo, me habló por teléfono y resultó que estaba en el concierto y que estaba acordándose de mí. Pensé en Zaida, pensé en todas las cosas que pasamos juntas: viví con ella momentos de mi vida en donde lloré mucho, puedo decir con seguridad que nunca lloré tanto como cuando tenia 15 años y Radiohead estaba sonando, yo era una auténtica fake plastic girl in a fake plastic earth, y no creía en nada, de hecho casi nada sostenía mi vida entonces: la literatura no tenía el valor que ahora tiene para mí, sí escribía (le escribía cartas a Zaida) pero no sabía que me dedicaría a eso, leía muy poco, sólo me alentaba escuchar música y la verdad es que nunca me había sentido tan sola: lo único que entendía era la música y ahí estaba Radiohead.
En serio, estar el domingo ahí, parada, escuchando “Fake plastic trees” con los ojos llenos de lágrimas, con las luces verdes, con un golpe de emociones en el pecho que sólo hasta ahora puedo narrar en palabras, fue sin lugar a dudas lo mejor que me podía pasar. Porque ahora, “a la distancia, así como lo señala la imperturbable tradición positivista, pareciera que los recuerdos se aprecian con mayor precisión” (eso me lo dijo Frederik en una carta y lo recordé ahora que escribía esto, él ya no fue a este concierto y sé que lo hubiera disfrutado tanto como yo). Y sí, es así, lo primero que viene a mi mente es un dibujito que hizo Zaida de Thom Yorke en el carrito de súper. Y claro que también recuerdo una frase de Mariano cuando me dijo que “escuchar a Radiohead era demasiado adolescente”. Creo que escuchar a Radiohead tiene muchos matices. Hoy sólo hablo de esta canción en particular. Pero el disco de OK. Computer llega en otra tesitura, no tan quinceañera, aquí tengo un post al respecto. Y el disco In Rainbows llega a mi vida en enero del 2007, en un mail de Elsa en donde me pone la dirección para ver el video de “videotape”. Pero en diciembre de 2007 fue cuando más veces escuché “videotape” y en este escenario está Alberto junto con el recuerdo de Santiago. Pasamos juntos ese diciembre en donde nada parecía tener el menor sentido, sólo estar el uno con el otro, jugando ajedrez. Cuántas veces escuchamos el pianito de videotape y la voz de Thom Yorke volvió a marcar recuerdos tristes.