jueves, noviembre 15, 2007

Cuando espero siempre pienso en lo inesperado, en eso que ya sé que no sucederá.
De cualquier modo me cuento mis historias, me imagino posibilidades, encuentros, escenas que pasan un millón de veces por mi cabeza, soluciones a las escenas, caminos, enojos. No pasa nada. Es increíble cómo pienso en las cosas inesperadas que nunca suceden en mi vida.
Un poco absurdo. Lo absurdo es no darse cuenta.
Las cosas increíbles ocurren tan apretadas a lo cotidiano que verlas todas juntas parece casi inexplicable. Ayer me di cuenta que una farmacia en donde he comprado medicinas para el catarro se llama "Farmacia Unicornio", ese nombre sólo se podría encontrar en una narración, pero ha estado pegado en su imán para el refrigerador y nunca le puse atención. La geometría de la vida está pegada en el refri y podría no darme cuenta, podría cruzar todas las veces posibles y hasta dónde estoy un poco perdida, hasta donde necesito caminar con un jugo en una bolsa, con la mente en blanco, como si de verdad el tiempo no existiera.
Hoy leí que mañana lloverá en la ciudad de México.

2 comentarios:

Arcana dijo...

Querida Marie, la realidad siempre supera a la ficción, ayer vi una pelicula biográfica, y la verdad se quedó corta. He visto cosas que no se ve en los libros, algunas claro, otras están por venir, hablo de la ciencia ficción. Así que con el retrato que haces de la realidad siendo tan observadora, tienes para mucha ficción. Felicidades.

Anónimo dijo...

Marieeee. Cómo añoro tus letras y el sosiego que me permita acercarme a ellas. Me sigue fascinando como unes e hilvanas palabras para transmitir cosas. Te dejo por aquí un abrazo infinito que te llegue directo a México.Erato