domingo, octubre 04, 2009

Ayer fui a ver a Depeche Mode.
Y me acordé mucho de la primera vez que vi cantar a Gahan hace cuatro años y fue en ese momento maravilloso. Y hace cuatro años no sospechaba nada sobre lo que sería mi vida.
Me estremecí cuando escuché "Never let me down again", a veces los recuerdos adquieren significado en los momentos menos esperados y Depeche Mode tiene mucho de esa persona que soy y no soy al mismo tiempo. Me encuentro tan lejos de esa última vez que vinieron a México que parece increíble. Podría decir que he pasado por múltiples pasajes. El 18 de septiembre entré siendo estudiante y salí siendo licenciada, en menos de una hora se amarró eso que comenzó en agosto del 2005, un último nudo al final del botón. Nunca antes había sentido tanto alivio como ese día. Ayer se agolparon tristezas y felicidades, emociones que hacía tiempo no estaban a flor de piel: entré a escuchar a Depeche Mode y salí sintiendo que el mundo ya no es 2006, que ya no soy la misma pero ya no soy la misma porque ya no están en mi vida personas que quise mucho, cuando uno pierde pierde parte de sí con las personas que se van y tenemos que inventar ese vacío que queda, hay que crear un nuevo sentido para "Never let me down again" para "Somebody" para "Home", lo que escuchamos ya no son los viejos recuerdos, ahora son otra cosa, recuerdos que traen la pérdida pero al mismo tiempo lo nuevo, lo que acompaña y hace mi vida con diferentes rituales que se mezclan siempre con las palabras.

1 comentario:

Coŋejo pestileɳte dijo...

Estoy viendo Sweeney Todd... necesitaré a una cómplice para mis... blog... ¿me ayudaría?...