domingo, julio 25, 2010

Inception


“El origen” la traducción en español que supongo sería pensando en “el origen de una idea”. Una idea simple que después crece como un virus... Me quedo pensando en que cuando uno va con el psicoanalista se llena de este tipo de ideas simples. Quizá lo que hace el análisis es ir directo al origen pero con la diferencia de que en lugar de implantar una idea; “develan” aquello que estaba cubierto y que puede ser tan tremendo como un virus. Tengo siempre esa sospecha que no todas las veces se llegan a conclusiones amables y esta es la paradoja en Inception: uno puede implantar una idea pero nunca sabremos las consecuencias que pueda tener. En un análisis se develan ideas y tampoco sabemos hasta dónde puede llegar ese descubrimiento. Creo que aunque la mayoría de los psicoanalistas quizá opinen lo contrario, los mismos síntomas o fantasmas o experiencia del analista como persona pueden llegar a implantar ideas, pueden de pronto hacer una conexión y ¡plop! Ahí se queda una idea en medio de un análisis, una idea que crece y crece y puede desamarrar los hilos de la psicosis.

Me pregunto qué tan psicótico está entrar en los niveles del sueño, ahí en donde las metáforas son reales, porque a mí modo de ver (y tomando lo que Lacan describiría como el superyo, en Inception el personaje de “Mal” y además en español “Mal” de malignidad) la personificación del superyo, esa instancia judicional de Cobb (Di Caprio) empujado por la culpa y encarnado en Mal, es quizá de las cosas que más me gustaron de toda la película, porque no cesa en ningún momento, está ahí para arruinarle los planes a cada paso que éste dé. Y también esta paranoia en cada nivel del sueño es muy psicótica. Cada nivel el tiempo es más largo, pero en cada nivel hay un arma de doble filo, se puede perder la razón, hay un encuentro con lo Real que te quema la conciencia: “Cuando despiertes no recordaras nada del trato tu mente”. Y Eames le reclama eso más o menos así: ¿eso quiere decir que estamos rodeados de un ejército de matones y que si nos matan nuestra mente se va freír en el limbo?

¿Por qué tanta fascinación por realidades que no sean la que vivimos? ¿Porque se pueden hacer mundos a los que nunca tendremos acceso? Porque la realidad que vivimos es tan aburrida que quisiéramos todo el tiempo soñar ¿y no soñamos suficiente? ¿no está plagada la red de blogs en donde uno pone sus sueños, sus fantasías, sus chistes, sus paranoias, sus tristezas, sus alegrías, sus recetas de cocina, sus opiniones bien tristam shandy… todas ellas quién sabe qué tan reales sean? Y si son falsas o son verdaderas ¿a quién le importa?

Cuando Cobb está en medio de una habitación con soñantes que van ahí a “despertar” y no a “dormir”, el japonés le dice ¿qué importa cuál sea su realidad? Y es verdad ¿qué importa?

En el terreno de lo personal. Lo primero que pensé al salir del cine fue “necesito que alguien me implante un rehilete para reconciliarme con mi padre”. El tema de la reconciliación con el padre me parece muy bien lograda, creo que es la parte más emotiva o la veo emotiva porque me señala con el dedo y me pica la espalda. Después platicando con un amigo y divagando siempre en el plano de la fantasía, me dice que quizá me implantaron una idea negativa sobre él para ser la persona que soy. Pero en Inception las ideas positivas son las que tienen más posibilidades, por eso en lugar de optar por “sí véngate de ese cabrón” optan por “ese cabrón no es tan hijo de puta como pensabas… en el fondo te quería”, y esa escena en la playa en donde Fischer Jr le dice a sus tío que ha descubierto a su papá y lo que quería y en esa misma toma Browning se convierte en Eames y asienta con la cabeza… (!!!!¡¡¡¡)me encanta, porque ahí está esa parte del sueño en donde es el tío pero es otra persona. En los sueños nunca sabes cómo llegaste hasta ahí, siempre hay algo extraño pero siempre es demasiado real y el tiempo es otro.

“Y el tiempo es otro” es otra fascinación de la película. Aquí tenemos 10 segundos, acá 3 minutos, acá 20 minutos, acá 2 horas, acá 10 años. Puedes envejecer adentro de tu mente mientras en el plano de lo real sólo han pasado 10 horas. No recuerdo bien en qué parte de la interpretación de los sueños de Freud habla del tiempo en los sueños, de cómo una paciente tuvo un sueño larguísimo justo en dos segundos que es el tiempo en el que su cabeza se reclina hacia atrás y su nuca pega con la cabecera de la cama y despierta (la famosa patada en Inception). Y cuando toca con la cabecera le da tiempo suficiente para soñar toda una historia en donde al final le van a cortar la cabeza.

El final… ¿todo fue un sueño? ¿esa realidad que creíamos como realidad es otro nivel del sueño?

Varias pistas:

Mal (el superyo) cuestiona a Cobb en el nivel más bajo del inconciente, que leído psicoanaliticamente sería acaso el más real, ¿en verdad crees que una corporación te persigue? Hay por lo menos una escena en donde lo persiguen como si fuera el peor de los delincuentes, tal como las proyecciones del inconsciente (en la película llamado subconsciente) a sus soñantes.

Y por último: la escena de los niños, al final por fin se ven sus rostros, pero traen el mismísimo atuendo de las alucinaciones a lo largo de toda la película, tienen la misma edad, hace el mismo clima, el sol pega en el mismo ángulo y el tótem… que para colmo no es “su” tótem, o sea no sirve si alguien más lo toca, gira y gira y gira y sigue girando…

4 comentarios:

Octopus Queque dijo...

Lo de la ropa de los niños también me pareció un detalle importantísimo. Efectivamente, siguen con la misma ropa y el falseo del tótem, puede que sólo sea eso. Además, cuando Mal los llama y DiCaprio se voltea, vemos que sí hay una posibilidad de ver a los niños y entonces pffft todo se funde. Grandiosa grandiosa película.

Y me acabo de dar cuenta que el cuento que estoy terminando para el concursillo que me dijiste, tiene mucho que ver con Inception. Digo, no tiene tanto desmadrito psicológico, pero hay unas cosas en las que sí hay similitud. Ahora van a pensar que me lo robé. ¡Maldigo todo! ¡TODO!

Marie dijo...

Queque,
En el blog de Dany Saadia me dicen que los niños no están vestidos igual y que además son diferentes actores!!! Es cierto que son diferentes actores, sigo confundida, creo que la ropa es la misma, y no sé si usaron indistintamente a los actores niños en diferentes escenas.

Marie dijo...

Platicando esto con Alberto me hace recordar una escena en la que está Cobb con Ariadne en el elevador y se abre en la playa y observa a sus hijos "más chicos" jugando con su madre. No salen sólo observan esta escena y vuelven a subir.
Ahí están vestidos diferente.
Esta peli está muy compleja.

mercedes de la jara dijo...

Que bonito blog...y que lindas palabras las que describen a Marie :)