jueves, mayo 07, 2009

Ay qué bien se siente estar de regreso en la Facultad, ahora sí siento que se me mueve el cerebro porque otra semana más y me hubiera cargado el estado de estupidez...
Y me encuentro con:
 


No puede ser qué es eso.

2 comentarios:

Esponjita dijo...

Yo iba muy feliz a mi clase (¡oh bella facultad movedora y revolverdora de neuronas!) cuando en la entrada un chorro pegajoso floroliente cayó sobre mis palmas... las cuales quedaron pegajosísismas: eso sí, ni una bacteria (¿y los virus?).
No vi el Dante tapabocado (se agradece el testimonio)... pero de seguro, al entrar al infierno, ni Virgilio ni Dante fueron recibidos de tan desinfectante manera.
¿ya pudo dormir?
Mi asesor también me ha causado insomnio...

Marie dijo...

Querida Esponjita:
Creo que la clave para dormir bien está en tomarse una copita de vino tinto y ver un par de capítulos de alguna serie de la BBC.
Me pregunto si el Sócrates que está afuera del Aula Magna corrió con la misma suerte que Dante (?)
Saludos y que los asesores ya no causen insomnio.