domingo, abril 15, 2007

Wake for your sleep

the drying of your tears
today we escape
we escape


3 comentarios:

Marie de Laos dijo...

Sí. Extrañamente conmovida por el post que puso Elsa sobre el OK Computer. Muy conmovida. Supongo que es extraño porque me doy cuenta de que han pasado diez años de esa Idalia que escuchó por primera vez “Paranoid Android”, y seguramente la voz de Olallo Rubio y Coyoacán y el arete en el ombligo, tantas cosas, al final comienza a ser un año bastante delicado. Ese disco salió cuando yo estaba en segundo de secundaria y de alguna manera comencé a sentir que era completamente diferente al resto de mis compañeros. Un año difícil porque mis padres se divorciaron. Ese disco me lo regaló mi mamá, como a Elsa. Estoy segura que para mi mamá tiene otro significado, pero me doy cuenta que comenzaron a surgir ciertos lazos que no existían antes entre nosotras. Radiohead fue importante porque después vinieron los discos anteriores y los posteriores. Mi mamá me regaló ese mismo año el disco de Yield de Pearl Jam. Pero no lo pude entender hasta varios años después.
OK Computer y sus videos en MTV. Santo. Ese video de No surprises en donde muestran la cara de Thom Yorke cantando con su ojo enfermo y una luz azul barniza todo su rostro, una suave tonada, una canción de cuna sumergida en el agua. Después comienza a subir el nivel de esa pecera que inunda la pantalla mientras canta, la respiración contenida en donde se ven sus ojitos cerrados y su cara distorsionada… hasta que por fin puede respirar. ¿Es ese el respiro del hombre moderno? ¿En dónde cabe la esperanza? De verdad, siento que algo del hastío de la generación x culmina con ese disco, y lo peor es que hay cierta herencia de un mundo ya dado, de prejuicios establecidos, de vida que hay que llevar con una inercia también establecida. ¿Qué nos han heredado?
La herencia del sin sentido, sin salida, sin nada por delante. La herencia de un mundo sin esperanza en donde hay que seguir abriendo lo ojos cada día sólo porque cada día sale el sol. No alarms and no surprises. Such a pretty house, such a pretty garden. Nos dan un OK Computer, con esta voz desgarradora que tiene Thom Yorke, en donde el sálvese quién pueda está señalando la puerta de emergencia, pero la puerta de emergencia está en llamas.
La última vez que vi a Cristóbal, dio la casualidad que en mi cuarto estaba escuchando OK Computer, y por alguna extraña razón siempre que lo veo estoy escuchando ese disco. Entonces me dijo, con su acostumbrada arrogancia: “escuchar Radiohead, es muy adolescente”. Tal vez nunca se ha tomado el tiempo para leer las canciones que vienen en este disco, tal vez ni siquiera sepa darme una definición de lo que entiende por “adolescente” refiriéndose a “Radiohead” y en específico al disco OK Computer, tal vez no se ha dado cuenta que hace tiempo que sus comentarios no dejan de ser un matiz de la adolescencia retardada que muchas personas viven, y en fin.
No surprises, a job that slowly kills you.

Casiopea dijo...

Querida Marie, a mi me llena de tristeza ese disco, cuando me he sentido deprimida escucho discos como el OK computer porque es como el eco de mis pensamientos, o bueno puedes pensar que solo me faltan las galletas para cortarme las venas, jajaja.
Todo este hastío del que hablas, afortunadamente no corresponde a mi generación, y lo digo así porque a pesar de que el mundo no es socialista, ni ha mejorado la situación en general, la gente de mi generación le apuesta ahora a la conciencia ecológica, es decir, creo que seguimos soñando en que puede hacerse algo mejor.
Me gustó lo original de tu post.

Royal Majesty Queque dijo...

Dios, Marie, tanta razón. Y luego me pongo a pensar en lo que me dijiste, eso de que tal vez no es una tristeza adolescente, sino quitar ese velo que teníamos en los ojos, o algo así. Como lo había dicho, yo me fui quitando ese velo con Radiohead. Let Down es una gran canción, pero por alguna retorcida razón le tengo mucho interés a Fitter Happier y mucho cariño a No surprises. Es raro, para mi mamá ha de tener también otro sentido el hecho de que ella me haya regalado ese disco, ahorita igual y ni se acuerda, pero para mi tiene mucho significado. Tengo 7 años con él y es el disco más presente que tengo de toda mi colección, el que jamás me va a cansar y con el que muchas veces he reído y llorado, oh sí.

El otro día leía en un blog "Si no has escuchado a Radiohead, no lo hagas. No lo haga ahora. Te lo juro, ellos llegan solitos a tí". Es la mejor recomendación que he leído para un disco, ever.

Saludos y un gran abrazo.