miércoles, enero 20, 2010

sesión II


Ayer fue mi segunda clase de cocina en Sukabumi. Y estuvo súper aunque creo que me empaché con la crema de tofu. En nuestro recetario decía que haríamos: “Barra integral de jengibre”, pero el cocinero tuvo un pequeño lapsus al escribirlo y en realidad quería decir: “Pastel de chocolate con nuez”. Me acordé del buen Poncho, jajajaja, me acuerdo y me da risa... tiene un chiste en el que explica la función del “lapsus”. Dice más o menos así: El lapsus sale en el momento menos pensado para expresar un deseo escondido (como el pastel de chocolate) por ejemplo una pareja está cenando y de pronto el marido se voltea y le dice a su esposa: “hija de la chingada me arruinaste la vida” e inmediatamente se tapa la boca y dice “uuups yo sólo quería decirte que me pasaras la sal”. Así pasó ayer con nuestro recetario.

Frases célebres de la clase:

“Antes que nada se lava y se corta medio kilo de fresa, se le agregan 13 cucharadas de azúcar y se deja reposar, a su suerte, por lo menos unas seis horas en el refri”.

“En repostería tratamos de trabajar todo en frío: es más fácil”.

“Usar recipientes de cristal o acero”.

“Hoy trataremos de obtener un pastel decente, sabroso y consistente sin usar alimento animal”.

“El problema con los pasteles que no usan leche y huevo es que salen masudos”.

“Haremos una mayonesa dulce sabor chocolate”.

“La harina blanca hace más ligero el pastel”.

“Se cuela la harina antes de echarla porque se pueden encontrar un frijol”.

“Los rellenos van más dulces porque luego el pastel no sabe a pastel”.

“Quemarse con caramelo está cabrón”.

“Hay que comprar el tofu en las tiendas coreanas de la Zona Rosa”.

“Un cocinero decente tiene un turbo licuador”.

Y aprendí las tres razones para saber que el Bizcocho ya está listo:

-el clásico olor de “huele a pastel”

-se desprende de las orillas

-se mete un palillo en medio y sale seco

El bizcocho se deja enfriar mínimo cuatro horas o de un día para otro:

“La repostería no es para gente desesperada”.

Y en nuestra clase de dos horas “hicimos todo lo que no se debe de hacer”.

Después de agregarle los rellenos se tapan todos los desperfectos con el chocolate.

Me encantó escuchar que le dicen “bizcocho” al pan que se hornea. Mi abuela siempre dice “ya está el pan” no “ya está el bizcocho”.

Hicimos también los rellenos con harta azúcar, harta nuez y harto caramelo. La crema tofu sabía auténticamente a betún de chocolate, pero nada más de acordarme de la tantísima cantidad de aceite que necesita me dan ganas de ponerme a dieta. Mucho pero mucho carbohidrato la clase de ayer. Y yo comí dos rebanadas de un pastel que no se dejó reposar ni un solo minuto; que tenía dos capas de caramelo y mermelada que no estuvo nunca en el refri; y encima unas fresas que no reposaron seis horas… y me empaché porque me puse muy mal del estómago ayer en la noche y hoy. Pero a pesar de que era un pastel improvisado estaba buenísimo (no es la mejor foto de un pastel, pero estaba delicioso) y claro el buda dorado seguía atrás de todo esto. La próxima clase tomaré la foto del buda se me acaba de ocurrir.

1 comentario:

Erato dijo...

uhmmmm, qué delicia, Marie! Estás hecha toda una experta. A mí me encanta el tofu. Sigue así de cocinerita que es delicioso lo que nos cuentas para aprenderlo también. Un besillo,guapa